“Cuando soplan los vientos de tempestad

unos corren a refugiarse…

y otros construyen molinos”.

Proverbio Holandés

 

Estamos acostumbrados a escuchar en los medios y en foros de reunión de directivos que “sólo las empresas que consigan ser innovadoras y pensar de una forma diferente (lo que algunos llaman out of the box) conseguirán capear esta dichosa crisis que estamos pasando”.

Pero hablar de innovación es hablar de liderazgo, de disciplina, de creatividad, de equipo y de replantearse lo establecido. Es hablar de grandes metas que de por sí son todo un objetivo en si mismas.Por ello, os proponemos  analizar conjuntamente qué entendemos por innovación, como aplicarla en el  día a día y qué necesita un buen líder para orientar a su equipo en la dirección del cambio. Y os invitamos a participar en los comentarios, para crear un buen debate.

Comencemos por definir qué entendemos por innovación

 

La definición «oficial» de innovación es la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE): «La innovación es un proceso iterativo activado por la percepción de una oportunidad proporcionada por un nuevo mercado y/o nuevo servicio y/o avance tecnológico que se puede entregar a través de actividades de definición, diseño, producción, marketing y éxito comercial del invento».

Vayamos por partes, porque desgranando la definición nos daremos cuenta de muchas cosas que a primera vista están ocultas.

  • Es un proceso iterativo. Es decir, que una empresa no innova en junio y deja que pose hasta que se vuelva a reunir para “innovar”. Es un proceso que tiene un objetivo claro, y al que se llega a base de repeticiones continuadas en el tiempo, no un momento aislado.
  • La innovación “se activa” por la percepción de una oportunidad. Quisiera centrar el interés en “se activa”. Debe estar presente en todas las empresas, en unas más y en otras menos, pero estar ahí para poder activarse. ¿Y cuándo? Se activará con un cambio, un cambio determinante que nos hará replantearnos lo que permanecía estable pero permanentemente analizado.
  • ¿Cuándo activamos la innovación? Nos dice la definición que ante un nuevo mercado/servicios/ avance… Aquí, me vais a permitir que disienta. Hay veces que no es necesario que el cambio sea por ampliación. Es decir, podemos tener 5 líneas de servicios, analizamos y observamos que una de ellas, no tiene el suficiente peso en el mercado o no consigue las suficientes ventas. Aquí el catalizador, el activador de la innovación no es un nuevo servicio, sino la dificultad o el poco reclamo que tiene algo ya existente. A veces es bueno caerse, para tomarse un tiempo mientras nos levantamos y pensar… ¿Por qué he tropezado? Esos tropiezos junto con los cambios son los que propician un caldo de cultivo idóneo para la innovación.
  • El resultado de la innovación tendrá múltiples matices en función del objetivos para el que nos planteásemos el pensamiento diferencial y la aproximación que hagamos al cambio desde el departamento de ventas, el financiero, el de marketing, etc. No obstante, los resultados de la innovación en las empresas suelen ir orientados a un incremento de las ventas o a una reducción de costes. Ese incremento de ventas puede ser directo, con un nuevo producto que necesitaba el mercado, o indirecto, invertimos en la relación con el cliente por ejemplo, lo cual generará mayor confianza y mejorará la percepción de la marca, proporcionándonos un incremento de las ventas.

Ahora que ya sabemos más o menos, qué entendemos por innovación y qué queremos conseguir; tratemos de ir más allá.

¿Cómo aplicamos la innovación en las empresas?

gear_innovacion

¿Qué entendemos por una empresa innovadora?

 

Según el ranking publicado por Fast Company, de las 50 empresas más innovadoras del 2013, las 15 más innovadoras fueron: 1.- Nike. Por un par de nuevos y revolucionarios productos y una cultura de verdaderos creyentes. 2.- Amazon. Por agilizar la política de cambio. 3.- Square. Por extender la revolución de pagos móviles. 4.- Splunk. Por llevar grandes volúmenes de datos a las masas. 5. Fab. Por ayudar a las personas a mejorar sus vidas con el diseño. 6. Uber. Por ser el epítome (resumen de algo muy extenso) de datos disruptivos para startups. 7. Sproxil. Por denunciar a cualquier persona que vende mercancías fraudulentas. 8. Pinterest. Por desbloquear nuestra obsesión por la imagen. 9. Safaricom. Por llenar un vacío de atención médica con las telecomunicaciones. 10. Target. Por contraer la caja grande 11. Google. Por añadir fibra a nuestra dieta de internet. 12. Airbnb. Por actualizar a sí mismo un destino vacacional de cinco estrellas. 13. Apple. Por deleitar nuestras retinas con su pantalla de retina. 14. The Coca-Cola co. Por convertir un gigantesco brand en un colectivo de comercialización ágil. 15. Pig Newton. Por Louis C.K. vendiendo directamente a sus aficionados.

Si analizamos detenidamente este resultado podemos pensar que muchas de ellas, quizá no hayan hecho un esfuerzo mayor que otras que probablemente estén en nuestras cabezas ahora mismo, pero lo cierto es que muchas de ellas están donde están, por saber adaptarse y reinventarse. Y eso, genera ventas y atrae usuarios.

¿Están las empresas más grandes en esa lista? Igual no todas. Pienso, por ejemplo, en Twitter o en Facebook, que también invierten una barbaridad de dinero y tiempo en innovación. Yo de esas 15 empresas, conozco 7. La mitad más o menos.  Y esto significa que, aunque inviertas mucho en innovar, a veces no es la inversión ($/€) la que genera el resultado. A veces hay un grado de incertidumbre que es necesario saber manejar a nivel empresarial. Volvemos a lo que comentábamos anteriormente de la cultura de la innovación, sólo asumiendo que se puede fallar se puede llegara  tocar una cima.

En ocasiones, el éxito surge porque hay un ser creativo que se atreve a levantar la mano en un comité y se olvida del ridículo que puede hacer al plantear su propuesta,  porque un líder visionario sabe coordinar a su equipo hacia una idea que tiene en su cabeza o porque una pequeña empresa está permanentemente buscando fórmulas y tras 300 errores, alguien corrige algo de un compañero y se llega a crear algo de gran valor.

¿A dónde quiero ir a parar? Quiero resaltar que innovar es una actitud y una aptitud y que si se quiere llegar a obtener resultados diferentes, hay que salir de la zona de confort; debe existir una cultura de innovación para hacer cosas nuevas y habrá que confundirse y aprender de los errores. Esta es la forma de aplicar esta entrada en nuestro día a día: Porque antes de un acierto hay mucha disciplina, corrección del enfoque y trabajo de muchas personas. Y luego sí, surge ese momento, se enciende la bombilla, se pone la gente a trabajar y parece que no hubo nunca un ayer en el que las cosa se hacían de otra forma.

¿Y qué le pedimos a un directivo o a un líder innovador?

 

Aquí nuevamente, os invito al debate y a describir qué entendéis vosotros por un líder innovador. Para mí, un líder innovador siempre buscará nuevas y mejores maneras de hacer las cosas. No me refiero a perfeccionismo, que lógicamente es un buen punto de partida para todo líder, sino a la parte de estar “en permanente búsqueda de la mejora”. Esta característica es clave en nuestra situación a nivel nacional, en un mercado que avanza rápidamente, con tecnología cambiante y altamente competitivo.

Ya lo dijo Porter (1990), en su día: “La competitividad de una nación depende de la capacidad de su industria para innovar y mejorar. La empresa consigue ventaja competitiva mediante innovaciones”.

En este sentido, añadiría y por cerrar un poco esta entrada vamos a pedirle a nuestro líder la capacidad de pensar diferente, de gestionar a su equipo hacia el objetivo, de comunicar eficazmente las tareas y asignar con responsabilidad y empatía, de coordinar a los recursos y potenciar sus habilidades hacia el fin último y por supuesto, una visión clara de negocio.

Estas cualidades suelen ser comunes a la figura de un director de proyectos, una figura con la que trabajamos muy a menudo en PMOpartners.

participa y comparte

Os dejamos algunas preguntas para que participéis:

¿Qué es innovar para vosotros?

¿Qué empresas dirías que son las más innovadoras?

¿Crees que un Project Manager es de alguna manera, un líder innovador?

¿Está en las manos de un Director de proyectos gestionar el cambio hacia la innovación?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *